La inteligencia del cliente está en su punto más álgido. Ya no solo queremos productos y servicios, queremos experiencias. La complejidad del mercado, la competitividad agresiva, convierte la ATENCIÓN AL CLIENTE y la experiencia del consumidor en elemento clave para las empresas.

Uno de los componentes fundamentales en la retención de los clientes es el valor que perciben de nuestra oferta, siendo por lo tanto fundamental mejorar la atención que les prestamos y el servicio que les ofrecemos. Pero esa experiencia debe quedar reflejada en algún lugar público donde otros puedan aprovecharse de ese conocimiento. Por eso nace Guudjob.

El servicio al cliente no consiste en otra cosa que resolver los problemas de la gente, con educación, atención y sobre todo interés en el problema del que tenemos en frente. No es vender. No es despachar. No es ser simpático. Es mucho más que eso, es entender su problema y solucionarlo o poner tu máximo interés en intentar solventarlo.

Piensa en solucionar problemas, no en atender.

Probablemente no puedas solventar todas las situaciones, pero el solo hecho de intentarlo lo valora el cliente.

Establece una relación.

Piensa en una relación a largo plazo. Solo así puedes ofrecer un buen servicio.

La primera impresión.

Es que más cuenta. No hablo de apariencia física, que también es importante, sino más importante la actitud y cercanía con el cliente.

Di tu nombre. Haz algo personalizado.

Eres una persona, no un trabajador. Las empresas las hacen las personas. Por eso preséntate antes de ofrecer un servicio. Permitirás al cliente acordarse de tí y si el servicio es bueno, certificarlo a tu jefe, o dejar constancia en herramientas como Guudjob.

Paciencia en tu crecimiento.

Si eres bueno y constante, los frutos se recogen en el futuro. No hay un buen profesional que no haya destacado y crecido profesional y económicamente. Se tarda más o menos, pero al final se llega.

Se trata de valorar las inquietudes de tus clientes para ser valorado posteriormente con la que puede ser la mejor propina que te hayan dado nunca. Consiste en conseguir la valoración y credibilidad de tu profesionalidad de cara al resto del mercado y clientes. El boca a boca pero en formato digital. Pruébalo; no tienes nada que perder, sino todo lo contrario.