¿Te sientes feliz en el trabajo? Si tu respuesta es un ‘no’ rotundo, ¡enhorabuena!, acabas de dar el primer paso hacia un puesto de trabajo más acorde a tus expectativas.

Hoy en día es muy fácil y tentador acomodarse en un puesto de trabajo (sobre todo si este cubre muchas de las necesidades que Maslow definió en su pirámide). Pero, ¿y si no cubre la última y más importante: la autorrealización?

En ese caso, mi querido amigo, es hora de que te plantees dar un giro a tu carrera profesional. Si realmente te decides a ello, estos consejos te ayudarán:

  1. Hazte estas preguntas: “¿Qué es lo que me gustaría estar haciendo?, ¿En qué soy bueno? ¿Cuáles son mis aptitudes más destacables? ¿Con qué actividades disfruto?”. Las respuestas pueden ayudarte a organizar tus ideas y ver el problema desde otra perspectiva. ¡Ah, y no te olvides de anotarlo todo en un papel!
  2. Piensa en áreas de trabajo o profesiones que casen (de algún modo) con las respuestas que has apuntado en el paso anterior. Visualízate en ese puesto de trabajo. ¿Te motiva? ¿No? Piensa en otro. ¿Ahora sí? ¡Genial!
  3. Investiga los diferentes puestos de trabajo y los cargos que existen en el área en el que quieres trabajar. Es probable que lograr justo el puesto que deseas sea complicado en primera instancia, por eso debes estudiar los cargos por los que tienes que pasar para alcanzar tu meta.
  4. Busca sesiones formativas, charlas o cursos relacionados. Acudir a estos eventos te ayudará a conocer y recopilar información de primera mano. También podrás presentarte a gente dentro del mundillo que puede darte una interesante visión del sector, contactos y (por qué no) alguna propuesta sorprendente. Nunca se sabe dónde está la oportunidad ‘de tu vida’.
  5. Haz un nuevo CV. Oriéntalo hacia el área en la que quieres trabajar, omite información que creas que no puede ser de interés y resalta aquella más acorde al puesto deseado.
  6. Networking y más networking. Crea contactos, dale tu información a interesados, pregunta, pide consejo, hazte notar, demuestra tu interés, sé agradecido… En definitiva, ‘sal a la palestra’. Crea una lista de todos los contactos que has hecho y ponte en contacto con ellos.
  7. Valora tu situación financiera. Considera tus gastos mensuales. ¿Estás dispuesto a cobrar menos que en tu puesto actual para mejorar tu calidad de vida? Ahorra en tu actual puesto para poder ‘sobrevivir’ a la búsqueda de tu empleo soñado.
  8. Solicita empleos. Da igual que no cumplas todos los requisitos que se solicitan. Lo normal es que te falte experiencia en el sector. A lo mejor el puesto que has solicitado no es para ti, pero seguro que hay otro bastante similar al que podrías acceder.
  9. No te rindas a la primera de cambio. Si eres persistente, acabará por presentarse la oportunidad.
  10. No es un paso atrás, es coger impulso. Probablemente el puesto al que accedas será de menor prestigio, peor remunerado, puede que con más cantidad de trabajo… Pero si realmente es lo que te gusta, lo harás con más ganas y supondrá una pista de lanzamiento hacia ese futuro que deseas.

¡A por ello!

* Imagen cedida por www.flazingo.com