El currículum vítae, como todo, también ha tenido que adaptarse a los nuevos tiempos. La actividad en la red, la reputación digital y las relaciones 2.0 cobran importancia a la hora de buscar trabajo, dejando obsoleto el CV tradicional.

En un proceso de selección ya no es suficiente con los datos biográficos, títulos y trabajos realizados meticulosamente resumidos en un documento elaborado para impresionar al entrevistador. Ahora el protagonismo es de la marca personal, capaz de establecer la diferencia entre candidatos en un mercado laboral cada vez más competitivo.

El currículum social, el marco de este nuevo concepto, es la relación de todas las interacciones de una persona en la red, ¡ojo!, tanto a nivel profesional como personal. Esta información muestra cómo es realmente un candidato, de ahí el creciente interés de las empresas, cuyos responsables de RRHH reconocen, en un 93%, haber indagado en las redes sociales de los candidatos.

Este dato, publicado en el II Informe Infoempleo – Adecco sobre Redes Sociales y Mercado de Trabajo en España, justifica el auge del currículum social, obligando a tomar conciencia y medir todo lo que se comparte en las redes. Sin embargo, no basta con controlar lo que uno enseña de sí mismo, igual de importante es lo que dicen los demás.

El currículum social permite la promoción a través de la percepción que los demás tienen de uno en la red. Las valoraciones y opiniones que los propios clientes escriben sobre un trabajador favorecen la marca personal y la credibilidad de los buenos profesionales. En este sentido, Guudjob es tu herramienta.