¿Por qué toda compañía debe esforzarse en dar un trato exquisito a su público? ¿Hasta qué punto una buena atención al cliente repercute en los resultados de una empresa?

El cliente ha dejado de ser un mero consumidor que decide gastar su dinero en un sitio u otro, en un profesional u otro. Ahora, los usuarios no sólo deciden si repetirán experiencia o no, sino que pueden influir muy directamente sobre la decisión de terceros. Con estas nuevas ‘reglas del juego’, tu cliente puede convertirse en tu mejor prescriptor y llevarte a la gloria. O ser tu verdugo.

“Mi negocio va bien. A la gente le interesa mi producto, así que no necesito esforzarme en la atención al cliente”. El fin de los monopolios, la era 2.0 y la economía colaborativa echan por tierra esta tradicional (y habitual) reflexión. En un panorama como el de hoy, con infinitas opciones, es el buen servicio lo que marca la diferencia. Una realidad a la que muchos temen, pero a la que hay que enfrentarse y tomarle la medida cuanto antes.

Si un cliente no se encuentra a gusto en un lugar determinado, se irá y buscará alternativas. Si, por lo contrario, considera que el servicio ha sido excelente, no sólo va a volver, sino que estará dispuesto a pagar un plus por ello. Persuadido con la atención recibida, el cliente restará protagonismo al importe de la factura.

Es cierto que a pesar de un firme empeño por dar una buena atención al cliente, a veces surgen situaciones indeseables. Pero también en estas circunstancias se puede marcar la diferencia: bien resuelto, un cliente descontento puede convertirse en el mejor embajador de tu marca.

Escuchar, conocer, vender

Para alcanzar el éxito en un negocio es importante vender, y para vender es necesario escuchar. Tus clientes quieren ayudarte, pero sólo tú puedes poner los medios para profundizar en sus experiencias, gustos y preferencias.

Mantener una buena interacción con el cliente en tiempo real ayuda a conocer estos aspectos, pero también a identificar situaciones sobre las que actuar de manera inmediata, sin dilación. Una rápida respuesta mejora exponencialmente la percepción del cliente sobre la atención y el servicio.

Instaurar una herramienta que monitorice y organice esta información facilita mucho la gestión y ayuda a optimizar la atención al cliente que tantos beneficios aporta a la empresa. La aplicación Guudjob aporta el valor que una compañía necesita para lograr este objetivo. Sus paneles de control permiten estar al tanto de todo lo que ocurre en el negocio con un simple vistazo. No prescindas de esta valiosa información sobre el servicio que están ofreciendo tus empleados, hoy y ahora, porque una buena atención al cliente puede ser la diferencia entre el éxito y el fiasco.

* Foto cedida por Txiribiton