Guudjob - ¿Cómo me puedo ofrecer a una empresa para trabajar con ellos?

Guillem Recolons, Personal Branding Strategist en SoyMiMarca.com, comparte con nosotros algunos trucos útiles para crecer como profesionales. Tras abordar con él y otros expertos del sector distintos temas relevantes para el desarrollo de nuestra Marca Personal, Guillem nos da algunos consejos sobre cómo ofrecernos a la empresa con la que nos gustaría trabajar.

Si no tienes tiempo de ver el vídeo, te lo resumimos en esta breve lectura.

Propuesta de valor

Para destacar entre la multitud y ser los elegidos tenemos que cuidar la propuesta de valor que ofrecemos. Cuando hablamos de propuesta de valor nos referimos al valor intrínseco de un producto que debemos transmitir y asociar a nuestra Marca Personal.

Guillem Recolons tiene claro que la búsqueda de la propuesta de valor está por encima de todo, ya que afecta a la primera impresión que los demás reciben de nosotros: «Pongamos como ejemplo la propuesta de Guudjob, que consigue que a través de recomendaciones externas crezca la credibilidad de un candidato a la hora de optar a un puesto de trabajo».

‘No’ al mundo «Happy Flower»

A menudo nos presentamos en nuestros perfiles con las palabras «apasionado por» o «motivado por». Eso está muy bien si por ejemplo hemos superado la primera fase de una entrevista de trabajo y nos enfrentamos a la segunda. Pero si estamos intentando captar la atención de una empresa, ¿qué tenemos que hacer para que se fijen en nosotros? La respuesta, según Guillem, está en contestar a las siguientes preguntas: ¿Qué puedo hacer yo para que esta empresa gane más dinero? ¿Cómo puedo mejorar su sistema de producción? ¿Puedo hacer algo para que sea más rentable? Estas son las ideas con las que hay que obsesionarse, y su resolución nos lleva a crear nuestra propia propuesta de valor.

Si quieres saber más sobre cómo definir tu propuesta de valor personal, puedes leer el artículo de David García.

Cuidar el formato

«Cualquier formato es bueno», afirma Guillem, «aunque es verdad que el currículum en papel está agonizando». Desde que las redes sociales se instalaron en nuestras vidas, son cada día más los e-recruiters que buscan información sobre nosotros en Internet. Por este motivo cuidar la huella digital es fundamental, puesto que es igual o más importante que contar con un buen currículum.

Administrar la huella digital

En primer lugar, hay que olvidarse de los mitos. «No es verdad que si publicas una foto estando de juerga quedas descartado; pero sí es verdad que si has dicho cosas en el pasado, éstas pueden pesar mucho en el presente», apunta Guillem. Si nuestras huellas digitales son los rastros que dejamos en Internet, tenemos que intentar que esos rastros sean de calidad. Los reclutadores no se conforman con lo primero que ven, sino que analizan a los candidatos durante una secuencia de tiempo, examinando el valor de sus contenidos. 

Como dice Eva Collado Durán, «todo lo que hacemos en la red crea nuestra propia huella». Si quieres leer algunos consejos sobre cómo administrar tu huella digital, te proponemos la lectura del artículo ‘Huella digital, marca personal y reputación. La importancia de nuestro posicionamiento en la red‘, de Salvador Vilalta.

Ejemplo de mala reputación

Para entender la importancia de una buena reputación en redes, Guillem nos habla del caso real de Eric Zarate, el jugador fichado por el equipo de fútbol Lleida. «Resulta que este chico había lanzado tuits ofensivos contra Catalunya y esto le costó la entrada en el equipo. Le echaron después de tres días». Se trata de una demostración clara de cómo la reputación online pesa sobre nuestra Marca Personal.

About.me e Instagram

Tener un blog es lo ideal para comunicar nuestra Marca Personal, pero si no tenemos tiempo de redactar artículos y crear nuestra propia bitácora Guillem aconseja el uso de About.me, un servicio que permite centralizar todos los perfiles en las redes sociales bajo una misma URL. Tampoco hay que olvidarse de los formatos visuales que ofrecen redes como Instagram. «Esta red social puede hablar muy bien de ti, aunque sólo te dediques a poner fotos de tus vacaciones o de tu tiempo libre se puede ver la manera que usas para interactuar», sostiene Guillem.

En conclusión, sin propuesta de valor no hay marca y si queremos que la empresa de nuestros sueños nos ofrezca una posibilidad, más vale empezar a cuidar de ambas.

 

¿Te ha gustado este video?
Echa un vistazo a las píldoras de video de nuestra Personal Branding Academy.

boton-youtube-2-1

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *