Aunque puede haber muchos errores a la hora de gestionar nuestra Marca Personal, Cristina Mulero nos comenta los 3 que ella destaca sobre el resto:

Centrarse únicamente en las Redes Sociales

Cristina nos destaca uno muy importante, y es pensar que la marca personal se construye solamente en las redes sociales. «Eso es confundir el medio con el fin».

Las redes sociales son un medio, igual que el entorno online. Es por eso que no hay que confundirlas con un fin, ni siquiera aunque nuestro trabajo esté relacionado totalmente con el mundo tecnológico. Hay que trabajar la parte de la propuesta de valor. Tener clara cuál es esa propuesta y cuáles son nuestras fortalezas. Si no, lo que ofrecemos es humo y no tendrá resultados sobre nuestra marca personal.

Pensar que nos vendemos a nosotros mismos

«Otro error es pensar que tú eres el que te vendes». Por ejemplo, a Cristina muchas veces le preguntan que qué pueden hacer para venderse mejor. Su respuesta es muy clara: «las personas no se venden, lo que tú vendes es tu trabajo o tu servicio«.

Mucha gente pone la atención en hablar sobre sí mismos y de lo buenos que son, pero después no sabemos qué es lo que podemos hacer con ellos o con qué le podemos comparar. «La marca personal la trato desde un prisma profesional» y la otra persona, al final, te pagará por el servicio o producto.

Nosotros somos los que damos valor a nuestro producto o servicio gracias a nuestra marca, a lo que los demás hablan de nosotros o de la confianza que hemos sido capaces de generar. Es decir, la otra persona «compra algo que tú ofreces y que tiene valor». Siguiendo esta línea, tal y como dice Guillem Recolons: «el valor central de nuestra marca no la forma una sola propuesta sino la suma de ellas».

Intentar gustarle a todo el mundo

Por último, Cristina destaca otro error importante: «pensar muchas veces que lo de la marca lo usamos para gustarle a todo el mundo». Ella trabaja en el foco y en el posicionamiento y en la autenticidad, lo que se traduce en asumir que no vamos a gustarle a todo el mundo.

Lo bueno, dice, es que «a aquellos a los que les guste, les gusta tu verdadero yo y eso es fantástico, porque no hay nada que esconder entonces». Tenemos que interiorizar eso, tarea complicada, ya que a todos nos gustaría que a todo el mundo le pareciésemos maravillosos o quisieran comprar lo que tenemos. Pero eso no es así.

Como dice Cristina: «ni todo el mundo tiene un Apple, ni siquiera todo el mundo utiliza Google como buscador y fíjate, son dos empresas referentes. Tenemos que perder esa obsesión por caer bien».

¿Te ha gustado este video?
Echa un vistazo a las píldoras de video de nuestra Personal Branding Academy.

boton-youtube-2-1

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *